viernes, 29 de septiembre de 2017

Enseñanzas de Papá y Mamá Oso



Enseñanzas de Papá y Mamá Oso

“La mayor falla de la educación es que no ha preparado a la gente a comprender las materias que conciernen al destino humano”.  Norman Cousins, escritor y pacifista estadounidense.

La gente cree que con “estudiar” domina un tema. Pero esto no es así. Podemos consumir nuestras pestañas en libros y no saber hacer algo concreto con lo leído. Podemos estar confinados en aulas de clase de 6 x 6 metros con profesores recitando cátedras, pasar centenares de horas estudiando natación en casa, para obtener la “Licenciatura, Maestría y Doctorado de Natación con mención honorífica”. La triste realidad es que no sabemos nadar, porque en el proceso no nos metieron nunca un pie en una alberca y menos aún lo practicamos. Así, las universidades gradúan por ejemplo a “Licenciados en Comercio Exterior”, que en 5 años jamás importaron un clavo o exportaron una tuerca, o “Ingenieros Civiles” que en 5 años no hicieron ni una barda, o Licenciados en Administración de Empresas que en 5 años no administraron una tiendita de la esquina. Al egresar estudiantes que se la pasaron asistiendo a clases y estudiando, egresan gentes sin pensamiento propio, sin iniciativa, experiencia o liderazgo. No es sólo posando las asentaderas 20 años en una silla de un aula de cartón o de mármol como se logran esas cualidades.

Sin practicar y poner en acción, haciendo algo útil no hay aprendizaje real. Atender clase y estudiar son complementarios a la acción, pero nunca sustitutos. ¿Cuánto practicamos e hicimos en 20 años que pasamos en las aulas? Cada materia debió de haber sido enseñada con un porcentaje elevado de acción, (practicar y hacer), mayor al 50%, si no fue así, no la tenemos aprendida, menos aún retenida, sólo tenemos conceptos abstractos, danzando en nuestras mentes.

Si además de que las materias no incorporan práctica le sumamos que los planes de estudio no tienen que ver con la vida real del estudiante, tendremos un panorama desalentador: ¿Cuántas de las materias de una carrera universitaria realmente se usan? ¿Y cuántas de las materias que realmente se necesitan,  se enseñan?

UNA ESCUELA DE OSOS CON EL SISTEMA HUMANO

Si los papás osos enviaran a sus crías a una escuela regida por el sistema vigente,  los humanos harían sentar a los inquietos oseznos durante 8 horas (más otras 4 de tareas), les forzarían con métodos enajenantes a aprenderse de memoria los nombres de las capitales de cada municipio de sus estados. Pero nada de lo que necesitan de primera mano en el día a día, para poder simplemente sobrevivir. Los osos egresarían torpes al mundo real, sin haber salido a buscar larvas de insectos u hormigas, o cazar un conejo. Una buena proporción de ellos estaría teniendo graves problemas psicológicos, de socialización, de readaptación, socialización, o suicidándose como en Japón, Corea y en muchas partes.

La gran mayoría de las materias no tienen que ver con el vivir día a día de las personas.  Las secundarias por ejemplo, enseñan a destripar sapos, pero es bastante inusual que enseñen primeros auxilios. Las prioridades están al revés: enseñan materias relleno, pero secundario en priorización. Las materias de relleno deberían ser optativas, de acuerdo a las inclinaciones de cada alumno, el enseñar a sobrevivir es primario y estas materias no deben de ser optativas.

La gran mayoría de la gente se casa, así, ¿por qué no se enseña a ser esposos exitosos?, la mayoría de la gente tiene o tendrá hijos, así ¿por qué no se enseña a ser buenos padres? La mayoría de nosotros no vamos a recibir una herencia cuantiosa, necesitaremos vender nuestros productos para mantenernos económicamente a lo largo de la vida y no sólo en el corto período en que somos empleados, siendo jóvenes, así, ¿por qué no se enseña a vender? Todos absolutamente necesitamos estar sanos, ¿en qué primaria nos enseñan a cocinar nutritivamente? La mayoría de la gente pasa o pasará por baches psicológicos en sus vidas, ¿en qué escuela nos enseñan a superar una depresión? Esas materias son tan esenciales para la sobrevivencia del ser humano, como para un oso aprender a pescar un salmón.

Así que no delegues la verdadera educación en ninguna escuela o universidad. Como buen padre te tocará enseñar a tus hijos a socializar, a vender,  a superar la frustración, los pequeños y grandes problemas sin deprimirse, a hacer presupuestos de gastos, a comprar y cocinar comida, a cuidar la salud, a todas los cientos de cosas que necesiten para sobrevivir y ser exitosos en su vida posterior. Porque no puedes ser menos responsable que un papá o mamá oso.

Derechos Reservados 2017, Ing. Gerardo Herrero Morales
gerencia@ccestrategica.com
www.ccestrategica.com

https://mx.linkedin.com/in/gerardoherrero

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Alguien Pierde Su Empleo Después de 20 Años.


Alguien Pierde Su Empleo Después de 20 Años.

Quizás hayas visto posts de profesionistas que solicitan trabajo después de haber trabajado 5, 10, 15, 20 años o más en una empresa. Y en algunos casos los posts son muy dramáticos, donde el solicitante lleva meses sin encontrarlo. Sucede muy a menudo. Ocurre con mayor frecuencia con gente de edad madura. Y si lo llegan a encontrar, es muchas veces con condiciones laborales muy disminuidas al empleo previo.

Lo que quiero proponer en este artículo es algo preventivo, no correctivo. Para que no te pase a ti.

Una empresa puede rescindir por múltiples razones un contrato a un ejecutivo. Por ejemplo: la empresa desaparece, cierra sus puertas. La empresa quiebra. La empresa se muda a otra ciudad o país. La empresa se automatiza. La empresa se da cuenta que contratar ejecutivos junior es una especie de inversión (el pago del despido se paga en menos de un año con lo que se ahorrar en el salario del ejecutivo senior). Hay una mala relación entre el jefe y el ejecutivo. La empresa tiene ventas bajas y tiene que hacer recorte de personal. Es decir, hay muchas razones por las que puede pasarle a cualquiera. Y de un día para otro, sin previo aviso.

Esta es la realidad y son eventos fuera de control de todos los ejecutivos que ahora tienen trabajo. Lo que sí tiene control el ejecutivo es el siguiente paradigma:

Se pide trabajo cuando se tiene trabajo.

Cuando tienes trabajo hay que empezar a promoverse. Un ejecutivo debe pensar que siempre está al mejor postor (aunque suene materialista). Debe enviar su currículum a diversas empresas, debe hacer llamadas, visitas o estar activo buscando mejorar su puesto actual y sus ingresos. Debe acudir a reuniones de Networking. Participar en activamente en grupos de Linkedin. Todos los meses, todo el tiempo. Si un ejecutivo que estuvo 20 años con trabajo se encuentra de pronto sin trabajo, es que desperdició 20 años para pedir trabajo. No hay que esperarse a estar sin trabajo para pedir trabajo.

Otra posibilidad es diseñar un negocio propio de tiempo parcial durante su tiempo libre (digamos de 6pm a 11pm) y fines de semana. Que ese negocio genere ingresos que puedan al menos pagar los costos fijos de manutención de su familia.

Hay que hacernos a la idea que todo trabajo tiene fecha de caducidad y que debemos estar preparándonos, auto-capacitándonos, todos los días por nuestra cuenta. El depender de las decisiones de otras personas o de circunstancias ajenas a nuestro control es muy riesgoso en el mediano y largo plazo.

Derechos Reservados 2017, Ing. Gerardo Herrero Morales
gerencia@ccestrategica.com
www.ccestrategica.com
https://mx.linkedin.com/in/gerardoherrero




jueves, 31 de agosto de 2017

El Secreto Poder de la Cortesía


El Secreto Poder de la Cortesía

“Se cortés. Escribe diplomáticamente. Uno debe observar las reglas de la cortesía, aún en una declaración de guerra” Otto Von Bismark, Canciller del Imperio Alemán.

Cortesía (politness). Algo que no se enseña en las escuelas o universidades, que quizá hemos visto casualmente que la aplican alguno de nuestros padres, parientes o amigos. Pero jamás la hemos usado como un sistema de trabajo formal, con las implicaciones que tendría en nuestras vidas personales o profesionales.

Es por ello nos cuesta mucho trabajo, no la tenemos presente. La mayoría de veces la olvidamos por completo. Sólo los grandes cuadros diplomáticos internacionales tienen un entrenamiento formal en el tema.

Y sin embargo, la cortesía contiene los elementos para salir adelante en nuestras negociaciones y relaciones públicas.

La cortesía es la prueba de fuego que estamos en control de nuestras emociones, como la ira, la inquietud, el fastidio, la revancha. La cortesía es como una camisa de fuerza que detiene todos nuestros demonios y evita que digamos o hagamos algo de lo cual nos arrepintamos después. Esa camisa de fuerza evita que dañemos irreparablemente la dignidad de la persona con quienes estamos tratando.

La cortesía es una disciplina que para dominarla debemos invertir tiempo y esfuerzo. Entre muchos ejemplos podemos incluir: No quejarnos en público, no evidenciar las faltas de otros en público, no contradecir directa e inmediatamente las opiniones de la contraparte, no enojarse aún si nuestra contraparte está enojada, no tomar decisiones precipitadas, no dominar la conversación en una reunión, sí escoger palabras empáticas, sí el detener nuestra ansiedad y nuestros movimientos físicos que denoten desesperación. La cortesía nos otorga un espacio de tiempo para repensar las cosas, ¿quién dice que siempre vamos a tener la razón en todo y con todos?

La cortesía hace que nos podamos retirar de una mesa de negociación, de un trato que no nos convenga, pero dejando las puertas abierta por si cambian las circunstancias y podamos regresar y ser bienvenidos.

La cortesía es una competencia humana y profesional en Japón. No es casualidad que en el país de los guerreros Samurais se haya desarrollado la mayor cultura de cortesía en el mundo. Y es, gracias a la cortesía, que hace que sus ejecutivos sean los más fuertes en una negociación. Ellos pueden negar algo con gracia, aunque no hablen palabra alguna.

No hay que confundir la cortesía con la debilidad. En realidad, es todo lo contrario. La cortesía es la mayor fortaleza que podemos poseer. Ante la adversidad y estímulos externos negativos, evitamos el sobre-reaccionar y demostremos temple con el que estamos hechos cuando la circunstancia nos llame.

Derechos Reservados 2017, Ing. Gerardo Herrero Morales
gerencia@ccestrategica.com
www.ccestrategica.com
https://mx.linkedin.com/in/gerardoherrero



jueves, 24 de agosto de 2017

Si Tienes que Ver una Película que te Ayude en tu Desarrollo Profesional, que Sea Esta.



Si Tienes que Ver una Película que te Ayude en tu Desarrollo Profesional, que Sea Esta.

Podemos reflexionar sobre nuestras vidas, de cómo evoluciona el mundo y ampliar nuestros criterios cuando vemos actuaciones soberbias en contextos históricos. Además, la película tiene aspectos para que revisemos varias competencias que debemos contar para nuestro desarrollo profesional.

La película que en mi opinión a la que más se le puede sacar provecho es La Lista de Schindler.

Esta película ganadora al Oscar a la mejor película del año 1993, al mejor director, Steven Spielberg para un total de 7 Oscares es una obra de arte inmortal, que está basada en hechos reales. No reseñaré aquí la trama de la película, te recomiendo que la veas si no lo has hecho y retomes este post.  Describiré en cambio las competencias que se muestran en diferentes escenas.

1.-Imagen personal. Oskar Schindler el personaje central es el director de la fábrica de utensilios de esmalte para el ejército alemán de la segunda guerra mundial, mantenía siempre un aspecto impecable en su vestimenta, combinación de accesorios, corte de cabello, en su porte, lenguaje corporal hasta el mínimo detalle.

2.- La función principal de un director general. La de relaciones públicas. El trabajo de un director general es el de networking, el de asistir a todo tipo de eventos con gente importante, desde desayunos de negocios, hasta inauguraciones, relacionarse, hacer tratos que a nadie se le hubieran ocurrido antes.

3.- Hacer negocios sin dinero. La gente cree que para hacer negocios es imprescindible tener un capital propio. Eso es deseable, qué bueno que se contara con ello. Sin embargo, muchos empresarios desde siempre, los han hecho sin un peso en el bolsillo, a través de las relaciones públicas, conectando productores y compradores.

4.- Delegación. Schindler delega excelentemente toda la operación a su brazo derecho, en este caso a su contador. Su fábrica funciona como reloj. Cuando pide información precisa siempre la tiene en la palma de su mano, al momento. Tiene entonces el tiempo para ampliar su círculo de influencia.

5.- Trato de gentes. Siempre se involucra con su gente, permanece cercano a ellos, los inspira, les da ánimos. Posee las formas de un trato suave, acariciador. Les da su lugar, los recibe en su oficina. Nunca permite que su puesto se le suba a la cabeza. En un mundo en guerra donde a los judíos se les trataba como objetos o esclavos, Schindler los trata como seres humanos de igual a igual, procurando que a su gente no le falte nada de lo necesario para sobrevivir.

6.- Persuasión. Schindler tiene argumentos ganar-ganar, no los usa indiscriminadamente, sino pocos y buenos, siempre en el timing correcto, el momento exacto. Cuando alguien le presenta una objeción se toma una pausa para contestar lo exacto, y retoma su punto sin presionar demasiado, dándole el derecho de réplica a su contraparte.

7.- Tomador de riesgos. En la vida real, cosa que la película muestra de manera fugaz, Schindler fue encarcelado varias veces por defender judíos a riesgo de perder la vida. Lo que sí se muestra es cuando rescata a cientos de mujeres del mismísimo campo de concentración de Auschwitz, ir al mismo infierno y traer de vuelta sano y salvo a todo su personal.

8.- Disfrutar la vida. Aun en guerra, Schindler sabe reír, pasar buenos momentos (a veces con muchos excesos, es cierto), estar de buen humor, sobrellevar las situaciones duras.

9.- Negociador. Schindler sabe cómo negociar, aunque sea con rivales, con gente fanatizada, hasta obtener las metas que se proponía, con un liderazgo inmenso.

10.- Comprender que nuestra meta es más grande que nosotros mismos. Schindler trasciende el materialismo. En una primera fase buscaba el dinero, pero llega el momento que se da cuenta que no nos va a hacer felices por sí solo. Es cuando tiene la revelación de usar el dinero como una herramienta y no como un fin, en este caso para una causa humana mucho mayor. El usa el dinero y el dinero no lo usa a él. Se desprende de todo para ayudar hasta su último centavo.

11-. No buscar el reconocimiento. Nunca pidió o exigió que la gente lo reconociera públicamente. Pasaron muchos años antes que el estado de Israel, a través de miles de testimonios fuera a buscarlo para ayudarlo –estaba en la miseria- y además le diera el reconocimiento de “Justo Entre las Naciones”.

Esas son algunas de las reflexiones de un hombre que trascendió su tiempo, un ser humano con sus virtudes y defectos que usó los recursos que tenía a su disposición y los maximizó para un fin noble. Y es en esos parámetros que todos seremos evaluados cuando ya no estemos en este plano.

Derechos Reservados 2017, Ing. Gerardo Herrero Morales
gerencia@ccestrategica.com
www.ccestrategica.com

https://mx.linkedin.com/in/gerardoherrero 

miércoles, 28 de junio de 2017

Niveles de Riesgo en las Inversiones Personales



Niveles de Riesgo en las Inversiones Personales

Una vez que trabajas el siguiente paso natural es ahorrar. Y una vez que ahorras el siguiente paso natural sería invertir. Se dice correctamente que debes de ahorrar el primer 10% de tus ingresos. Eso se hace en cuanto recibes un pago, ya sea de nómina o de un cliente. Se debe de hacer antes de gastar en nada. De ahí el dicho de “págate a ti primero”, y sin importar tu nivel de ingresos. Debemos de acostumbrarnos a vivir con el 90% de los ingresos que tengamos, por difícil que le pueda parecer a algunas gentes.

Ahora bien, ¿en qué invertir? Te compartiré mi punto de vista en cuanto a riesgo de las tres principales inversiones que hay. Lo que vas a leer puede contradecir lo que has oído de muchas fuentes, y aun así te mostraré las razones de por qué considero el nivel de riesgo que hay en cada una. “El que no arriesga, no gana”, porque simplemente sus ahorros se los come la inflación. El que arriesga puede perder mucho y ganar mucho.

Bienes raíces. Riesgo medio-alto. Curioso, ¿no es así? Has escuchado muchas veces que las casas y terrenos son seguros y “siempre suben de valor”. Pero eso es completamente falso. La inversión inmobiliaria es riesgosa. Lo que no significa que no deberías de dejar de invertir en ella. Simplemente fíjate que el fraccionamiento donde quieres comprar una propiedad tenga futuro y haya más gente que quiera comprar después de que tú lo hiciste, eso se llama “plusvalía”. Si el fraccionamiento está muy alejado de la ciudad puede ser que “no pegue” y no haya más gente interesada, dejándote con una casa o terreno que tardarías mucho tiempo en vender y a precios menores del que pagaste. Si una ciudad pierde empresas, como por ejemplo Detroit, porque se van a China, todos los bienes inmuebles se deprecian. Una casa promedio que se compró en Detroit por 200,000 dólares ahora la compran en 8,000 dólares. Si entró el narco en Monterrey, la gente clase media o alta se fue a vivir a San Antonio y hay exceso de casas para pocos compradores, lo cual hace que las casas en Monterrey puedan llegar a perder hasta la mitad de su valor original. Si mucha gente no puede pagar sus hipotecas, como pasó en España y en Estados Unidos, habrá exceso de casas y eso hace que pierdan grandemente su valor. Otro grave problema es la liquidez. Los inmuebles no son líquidos, pueden tardar meses o años, o simplemente nunca se vendan, lo que hace que si te urge vender tengas que dar precios menores de lo que los compraste. Así mismo, los inmuebles tienen trámites administrativos, legales, fiscales que no la hacen ser la inversión más sencilla de administrar. Los terrenos y casas pueden ser muy buenas inversiones, siempre y cuando los hayamos comprado baratos y en una zona de crecimiento económico. De otra manera podrían ser una pesadilla.

Acciones de la bolsa de valores. Riesgo medio. Las acciones pueden perder su valor en los llamados “cracks bursátiles” a los que la gente tiene miedo exagerado. Sin embargo, las acciones son sumamente líquidas, lo que significa que si sientes que alguna acción no va muy bien la puedes vender rápido, por lo general en menos de una semana, dependiendo de la acción. Otra cosa importante, es que las acciones tienen la menor carga administrativa, legal y fiscal de todas las inversiones. Y los rendimientos de las acciones por lo general superan a las de las inversiones inmobiliarias por mucho. Aquí lo más importante es comprarlas con ayuda de asesores financieros cuando tengan buen precio y cambiarlas por otras cuando las que tenías pierdan digamos 15% de su valor pico más alto (el tope lo fijas tú, puede ser 10%, 20%, etc). Puedes empezar desde 10,000 pesos, para que conozcas el mercado. Otra ventaja enorme de las acciones es que sabes su cotización diaria, algo que no sabes en las inversiones inmobiliarias, a menos de que gastes en peritos valuadores.

Negocios propios. Riesgo máximo. A nivel mundial, sólo el 3% de los negocios que nacen el día de hoy, sobreviran 10 años. ¿Por qué? Porque si la competencia no mata el negocio, la mala administración interna lo mata o el gobierno lo mata con impuestos y regulaciones burocráticas. De todos, el mayor factor de muerte de las empresas es la mala administración interna. No hay ejecutivos capaces en mercadotecnia, desarrollo de productos, contratación de personal adecuado, los dueños se gastan el dinero y no dejan crecer a la empresa, malas políticas de crédito y cobranza, en fin, la lista es larga. Y además, el ser empresario conlleva riesgos de secuestros, robos, asaltos. Ahora bien, de las tres inversiones es la que tiene riesgos más altos, pero si lo haces bien, los rendimientos más altos de las tres. Puedes poner sucursales propias, o franquicias,  exportar, desarrollar nuevos canales de distribución, etc. Sólo asegúrate de tener abrochado el cinturón de seguridad, ya que las cargas administrativas, legales y fiscales son las máximas. Necesitarás estar actualizado en todas tus competencias humanas, ingenieriles, financieras, mercadológicas, tecnológicas, etc. Necesitarás tener voluntad de hierro, pasión, disciplina, trabajar 10, 12 o más horas diarias, fines de semana, etc. Necesitarás una pareja que te apoye, familiares que te apoyen. Te sugiero que empieces un negocio en tu tiempo parcial, cuando aún tienes un empleo. Si este tipo de reto es demasiado para ti, te sugiero acciones.

En todo caso, no inviertas sin haber estudiado muy bien cualquiera de los tres mercados anteriormente descritos. Haber escuchado opiniones fundamentadas. Toma tu decisión sin acelerarte, y con la cabeza fría. Prueba primero con inversiones modestas, que si algo no sale bien no quiebre. La máxima “el que no arriesga no gana” es verdad. Hay que mover el dinero para que no se deprecie.

Derechos Reservados 2017, Ing. Gerardo Herrero Morales
https://mx.linkedin.com/in/gerardoherrero




viernes, 2 de junio de 2017

Historias de Terror en el Servicio



Historias de Terror en el Servicio.

En el curso de Atención al Cliente y Manejo de Quejas que manejamos tenemos un ejercicio para que los participantes nos compartan sus peores experiencias de servicio que han sufrido en carne propia. Pues bien, este es el caso de uno de ellos. Cuando nuestro participante en cuestión se casó, se fue con su recién esposa a pasar su Luna de Miel a Puerto Vallarta...
Todo iba de maravilla, hasta que en una noche iba la pareja románticamente caminando por la playa del hotel, notaron que la terraza exterior estaba muy bien decorada y despedía unos aromas deliciosos. Al acercarse para preguntar de que se trataba, el guardia que custodiaba la entrada les dijo: "¡Este evento es sólo para americanos!". El muchacho se sintió discriminado en su propio país, y se hizo de palabras con el guardia (máxime que se sintió ofendido delante de su joven esposa). De las palabras pasaron a los golpes. El guardia, por ser más fuerte y entrenado, ya tenía en el suelo al esposo y lo seguía golpeando. Se hizo un escándalo, los huéspedes empezaron a gritar histéricamente, hasta que el mismo gerente del hotel bajó y pudo quitar al guardia.
El muchacho ya tenía moretes y estaba semi-inconsciente. El gerente todo apenado le explicó a la pareja que había llegado un grupo de americanos de la tercera edad -senior citizens- y que les habían preparado un buffet especial vegetariano calculado exacto para el número de personas. El gerente les regaló a la pareja el resto de su estancia en una junior suite de lujo.
Pero jamás se pudo quitar la pareja la amargura de su Luna de Miel.
Cuando tenemos personal todos, absolutamente todos, debemos tomar una inducción o un curso formal de Atención al Ciente. Las empresas cometen el error de sólo mandar a la gente de Telemarketing, o Ventas, o la recepcionista, los cuales son, por supuesto, bienvenidos. Sin embargo, la mala atención al cliente parte de una inadecuada contratación de personal y una peor supervisión del mismo. En este caso, eran más culpable los gerentes y supervisores del hotel que el mismo guardia.

Derechos Reservados 2017, Ing. Gerardo Herrero Morales



https://mx.linkedin.com/in/gerardoherrero




miércoles, 24 de mayo de 2017

Haciendo las Paces con tu Pasado.



Haciendo las Paces con tu Pasado.

¿Eres justo contigo?

Si te fijas, todos absolutamente todos, tomamos nuestras decisiones  basados en el nivel de conciencia que teníamos en el día y momento en que las tomamos.

No sólo basta perdonar a nuestros padres por lo que consideramos sus faltas. Si te fijas ellos también pensaron, actuaron y decidieron en base a sus niveles de conciencia que tenían en el momento que las tomaron. Ellos buscaban simplemente lo que creían que era lo mejor para ti, incluso en un abandono. Estaban influenciados por su entorno, quizá no tenían la mejor educación escolar, o carecían de modelos de comportamiento en el cual fijarse para haberlo hecho mejor. No tuvieron los mejores profesores escolares, quizá ellos mismos provenían de familias disfuncionales de generaciones atrás, gente que peleó en la revolución,  guerras en otros países, crisis económicas. El punto es no podemos juzgarlos porque no sentimos ni remotamente lo que experimentaron en carne propia.

Mi pregunta hacia ti es: ¿tomarías ahora mismo exactamente las mismas decisiones que tomaste en su momento? Lo más probable es que les hubieras hecho cambios o que hubieran sido radicalmente diferentes. Ahora sabes por qué funcionan ciertas cosas y por qué no. Ahora tienes la experiencia, información, los recursos que no tenías. Y por ende, un nivel de conciencia mayor que el actual. Así que puedes perdonarte a ti mismo.

Sé justo contigo; revisa si la vida, a base de golpes,  te ha hecho ser mejor persona, profesionista, padre. Puedes hacer un ejercicio: en una hoja de papel escribe una raya en el medio. De un lado pon “Lo que hice bien” escribe todas las cosas que se te vengan a la mente. Vacía tu mente. Puedes poner ámbitos escolares, familiares, paternales, empresariales, sociales, etc. Escribe también por qué consideras que es algo que hiciste bien. En el otro lado de la hoja de papel escribe “Lo que me equivoqué”. En todos esos mismos ámbitos. Y describe por qué consideras que te equivocaste. Lo más probable es que los aciertos superan a los errores. Y si tienes la disposición de preguntarle a tus mejores amigos que te digan con franqueza las cosas, verás que ellos también ven que tienes más cosas positivas que poner en la columna izquierda.

Si crees en dios, como creo yo - aunque no sea una religión organizada- vacía tu corazón y pide apoyo, puesto que todos somos hijos del universo. Si eres ateo esa palabra te viene mejor que la palabra dios. Puedes hacerlo en voz alta en un lugar privado, o pedirlo con la mente. Pídelo tantas veces como sea necesario hasta sentir mayor paz. El hecho es que en el universo existe la compasión, tu sabes que existe, la haz visto, sentido en muchas ocasiones en tu vida.  El universo te lo puede dar puesto que es infinito. No te quedes con la angustia guardada en tu pecho. Hay que sacarla; declarar que tenemos ahora un estado de madurez más alto y que no podemos mantener la angustia como si fuera un gas tóxico. Tenemos que liberarnos de ese sentimiento.

Toma acción positiva. Enfócate. Redobla esfuerzos sin queja. Hacer los cambios en tu vida, significa que ya pagaste el error que hayas cometido. Es la mejor manera de demostrar que el dolor de haber sentido las fallas, sirvió para un propósito superior: hacerte mejor persona hacia ti mismo y hacia los demás.

Derechos Reservados 2017, Ing. Gerardo Herrero Morales